Blog

Esa engañosa percepción de felicidad

El ser humano sigue siendo el misterio más grande de nuestra cultura a pesar de los innumerables estudios que alrededor de él hacen las distintas disciplinas. El hombre se debate permanentemente entre dos grandes pasiones: la alegría y la tristeza, y naturalmente, tiende siempre a la alegría, a hacer de vida una obra estética gracias al arte de saber vivir bien como anota el filósofo Gonzalo Soto.

Entonces no es de extrañar que el recordar la sensible desaparición del actor Robin Williams nos toque esas fibras sensibles, porque de alguna manera tendemos a mitificar a ciertas figuras que nos resultan entrañables bien sea por su actitud generosa, su capacidad de hacer feliz a los demás, su aceptación casi universal, su éxito a nivel personal, económico y laboral. Todos queremos vernos reflejados en ese ideal humano que parece tan sólido y triunfador y nos reconcilia con todo el esfuerzo diario de vivir.

Por tanto nos sentimos totalmente extrañados ante una decisión personal tan radical y la pregunta inmediata es ¿Por qué un hombre que reúne todas estas cualidades ideales decide acabar con su vida? Es una bofetada a nuestra creencia y fe en el ser humano feliz… pero ahí está nuestro error. Esa engañosa percepción de felicidad no tiene nada que ver con la realidad cotidiana.

La felicidad como la tristeza son opciones libres del ser humano y es preciso cultivarlas con un equilibrio justo. No se puede ser feliz indefinidamente sin conocer la tristeza pues nunca tendríamos conocimiento real de qué es la felicidad. Día a día estamos construyendo nuestra vida, aprendiendo a vivir con las circunstancias que llegan, a relacionarnos con ellas para poder crear una estética de vida en la estarán incluidos los otros para conformar la actividad cultural, las cosas que nos rodean para crear bienestar y desarrollo, la espiritualidad que nos permite trascender y completar la construcción de felicidad en su justo valor.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *